El Blog del ombligo.

Opinión, convicción, letras libres.

Este es un espacio de todes para todes.

Seamos responsables y respetuoses.

Bienvenides les lunátiques.

No.

El 15 de Junio la Cámara de Diputados en Argentina dio génesis a una revolución a favor de los derechos de la mujer, sin embargo el 9 de Julio, el Senado cortó alas a la legislación.



Foto de Natacha Pisarenko para El País.


Con 31 votos a favor, pero 38 en contra, se rechazó la propuesta por legalizar el aborto en el país andino. Esta respuesta se convirtió en una mañana agria para mucha gente alrededor del mundo. La razón de esto es simple, no se votó a favor de la vida, sino: en contra de la mujer, a favor del aborto clandestino, en contra de la libertad y a favor del conservadurismo religioso.


La gente del pañuelo celeste está de fiesta, ¿pero de qué? Fiesta de haber impuesto una ideología sesgada en la política pública. Yo no utilizo argumentos ad hominem para probar un punto en un debate, sin embargo en esta ocasión haré una excepción, ya que estamos familiarizados que la gente que porta el pañuelo celeste, son conservadores, religiosos y, en su mayoría, de mente cerrada. Esta misma gente son los que están en contra de cualquier movimiento progresista, no entienden la importancia del feminismo y los que básicamente no quieren salir de su burbuja. No los juzgo por su forma de pensar, ya que es difícil de desafiar el status quo y como dice Gramsci, la cultura es hegemónica. América Latina ha sufrido del colonialismo histórico y cultural. El colonialismo se llevó lo mejor de nuestras tierras y dejó lo peor: un conservadurismo religioso. Esta consecuencia se ve reflejado en la actualidad.


El problema del debate del aborto es que de un lado se utiliza la ciencia, la racionalidad, y la libertad como argumentos para legalizar el aborto; y del otro, la ideología y la religión para prohibirlo. En América Latina la realidad es que la religión sigue siendo un factor decisivo en la vida diaria y de violencia simbólica. La religión debería de funcionar para que la gente viva una vida plena, feliz, y en búsqueda de un significado inherente a la existencia humana, no obstante, en muchas ocasiones se les olvida el carácter de respeto y personal de la religiosidad y lo convierten en el estandarte para agredir y negar realidades humanas. No solo esto, pero según un estudio del Pew Research Center, la religión también afecta en un nivel económico. Ya que como vemos en la siguiente gráfica, el número de rezos diarios (creyentes) es inversamente proporcional al PIB per Cápita. Al igual que la importancia de la religión en el país está ligado a la desigualdad. Es sorprendente ver a América Latina y África siendo líderes en religiosidad pero también en inequidad.


Comparativa entre rezos diarios y PIB per Cápita.

Al ver esta tendencia, podemos entender por qué el aborto libre es ilegal en tantos países del hemisferio sur. Según la Organización Mundial de la Salud cada año se realizan 25 millones de abortos clandestinos en el mundo, en donde, la gran mayoría son en países en desarrollo y en donde es ilegal abortar. En África, Asia y América Latina ocurren el 97% de los abortos peligrosos según las Naciones Unidas y el Instituto Guttmacher.




La decisión del Senado en Argentina, es un espejo a esta realidad conservadora que vivimos en América Latina, el resultado es que no se podrá legislar en esta materia en al menos un año. No obstante la lucha sigue en pie en Argentina y en Latinoamérica.


Para tener un debate real acerca de la importancia del aborto tenemos que tener los siguientes hechos en mente:


El aborto inseguro es la principal causa de mortalidad materna. En el mundo se realizan alrededor de 55 millones de abortos anualmente, de estos, 45% son clandestinos, lo que representa 25 millones de abortos peligrosos. Alrededor de 5 millones de mujeres sufrirán problemas de salud a largo plazo, y alrededor de 68,000 morirán anualmente. Según la OMS, cada 8 minutos una mujer en un país en desarrollo morirá a causa de un aborto clandestino. Así que un “pro-vida” no está a favor de la vida, solo a favor que sigan habiendo mujeres que mueren por abortan en condiciones de ilegalidad.


El otro argumento de los “celestes” es que al prohibir el aborto “salvan las dos vidas”. Primero, al prohibirlo, no salvan ni una, segunda, ¿cuáles dos vidas?, antes de la semana 12 sólo hay una, y es la de la madre. El debate de cuando empieza la vida humana es de índole filosófico, teológico y cultural, no biológico ni legal. La biología no define la vida humana. El doctor, investigador, biólogo y académico Alberto Kornblihtt lo explica de la manera más sencilla. Utilizando los descubrimientos de biología molecular, genética y epigenética confirma que “un embrión no es lo mismo que un ser humano. La información genética proveniente de los padres no es suficiente y es necesaria otra información provista por la madre a través de la placenta.” El embrión sufre cambios epigenéticos durante el embarazo por lo tanto el embrión no es un ser independiente y es más como un órgano de la madre. Decir que el embrión es vida humana no tiene definición taxativa. Aunque las células del embrión sí tienen vida por que pueden dividirse y metabolizar, también las células en tu piel tienen vida, sin embargo, nadie debate que exfoliar es matar.


También es importante entender que cuando se legaliza el aborto, se permite antes de la semana doce. Las razones de esto son simples, la que yo creo más importante es que según un estudio científico encargado por el Departamento de Salud del Reino Unido al Real Colegio de Ginecólogos y Obstetras, el feto humano no siente dolor antes de las 24 semanas. Las terminaciones nerviosas del cerebro no están completamente formadas. En la semana 12, no existe dolor, no existe sentimiento, no existe conciencia. Por esto, pensar que al abortar el feto o embrión van a sufrir, está basado en una mentira moralista. La realidad es que ni siquiera tiene conciencia de su existencia, no hay una punición moral por que no está en contra de ningún ser humano.


El último argumento que mencionaré, tiene que ver con las libertades individuales y la decisión de la mujer. El problema de los argumentos “pro-vida” es que toman en cuenta: la “moralidad”, que sí el embrión es vida humana, que el aborto es inhumano, que si es contra la familia, entre otros. Sin embargo, Nunca toman en cuenta lo más importante: la mujer que va a abortar. Fuera de todo sentimentalismo, es el cuerpo de la mujer, es ella quién tiene que decidir sobre su cuerpo. Un embarazo no deseado trae consigo muchas consecuencias desde psicológicas hasta económicas, y, aunque puede haber casos que la mujer decida quedarse con su hijo por que tiene las condiciones para logarlo, no es la realidad de todas. Según Frédéric Bastiat, la ley no tiene que regir nuestras conciencias ni placeres. La ley sirve para que actos de unos no atropellen los de otros. Yo concuerdo con la politóloga guatemalteca Gloria Álvarez cuando establece que negar una realidad no significa que deja de existir, no podemos negar la libertad individual de la mujer para decidir sobre su vida.


Finalmente, una ideología anti-derechos ganó esta vez en Argentina. Sin embargo, la gente se está dando cuenta de la realidad social que implica prohibir el aborto: condiciones insalubres, muertes de mujeres, niños abandonados, entre otras implicaciones. En los próximos años este debate entrará en las Cámaras de los países donde no es legal todavía. En México está despenalizado en la Ciudad de México. En los otros Estados, excepto Guanajuato, Guerrero y Querétaro; sólo es permitido cuando es violación. En una utopía, no existiría la necesidad de abortar, nadie promociona, ni recomienda abortar. Sin embargo legalizarlo es darle una opción a las mujeres que, fueron violadas, son muy jóvenes, o simplemente no tienen los recursos. El reto para América Latina es enorme, de un lado es lograr que la educación sexual llegue a todos los rincones, que se conozcan los anticonceptivos y las consecuencias de no utilizarlos, que toda persona tenga las herramientas para prevenir situaciones no deseadas. El movimiento pro-choice comienza con la educación sexual. Del otro lado es poder separar la iglesia con el Estado, poder entender que la religión es muy buena cuando no afecta las libertades de los demás y que no debe de entrometerse en un Estado laico. Esto apenas está empezando.



Referencias y lecturas adicionales:

· Centenera M. (2018) El Senado de Argentina dice ‘no’ al aborto y deja al país con una ley de 1921. El País, Recuperado de: https://elpais.com/internacional/2018/08/08/argentina/1533714679_728325.html

· El País (2018) El Hemisferio sur dice no al aborto. Recuperado de: https://elpais.com/internacional/2018/08/08/actualidad/1533743801_619706.html

· World Health Organization. (2017) Worldwide, an estimated 25 million unsafe abortions occur each year. Recuperado de: www.who.int/news-room/detail/28-09-2017-worldwide-an-estimated-25-million-unsafe-abortions-occur-each-year

· Haddad, L. B., & Nour, N. M. (2009). Unsafe Abortion: Unnecessary Maternal Mortality. Reviews in Obstetrics and Gynecology, 2(2), 122–126.

· Fahmy D. (2018) Religion, wealth and why the US is different to the rest of the world. World Economic Forum, recuperado de: https://www.weforum.org/agenda/2018/08/americans-are-far-more-religious-than-adults-in-other-wealthy-nations

· Alberto Kornblihtt en el Senado de la Nación: https://www.youtube.com/watch?v=muh48QsY9qo

30 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo