El Blog del ombligo.

Opinión, convicción, letras libres.

Este es un espacio de todes para todes.

Seamos responsables y respetuoses.

Bienvenides les lunátiques.

¿El líder del Mundo Libre?

Actualizado: 28 de jun de 2018

“Si contrabandeas a un menor, vamos a procesarte, y ese menor va a ser separado de ti como lo requiere la ley. Si no quieres que tu niño sea separado de ti, entonces no lo traigas contigo a cruzar ilegalmente la frontera. No es nuestra culpa que la gente haga eso.” Estas fueron palabras del Fiscal General de Estados Unidos, Jeff Sessions, durante un evento en Scottsdale, Arizona.



–Ciudad de México, a 26 de Junio del 2018.




La administración de Donald Trump ha sido muy criticada en las últimas semanas por sus políticas migratorias de “tolerancia cero”. El presidente Trump ha respondido con argumentos en varios puntos: que esta política es resultado de la poca cooperación demócrata en el Congreso –en el que, cabe mencionar, el partido demócrata representa una minoría–. También, que la separación de menores y adultos es una realidad desde las administraciones de Bush y Obama –de las que es imprescindible conocer que sí se dieron casos de separación entre menores y sus padres, representando éstas la excepción y no la regla: un menor era separado de sus padres inmigrantes únicamente si éstos contaban con antecedentes criminales a lo largo de su estancia en Estados Unidos–.


George Bush sí implementó una política de cero tolerancia (temporal), procesando criminalmente a los indocumentados que cruzaran la frontera. Sin embargo, existían excepciones: adultos cruzando con menores. En estos casos los adultos, junto con los menores, eran procesados y asilados hasta el día de su audiencia. Por su parte, en 2014 Barack Obama declaró que la frontera sur de Estados Unidos atravesaba por una crisis humanitaria. Su política temporal de emergencia también se enfocó en deportar un mayor número de indocumentados, procesando criminalmente a algunos. Sin embargo, en los casos de familias o adultos acompañados de menores éstos eran procesados juntos, también en “asilos administrativos”, y no eran detenciones de carácter criminal. Es importante y objetivo mencionar que durante esta crisis, también circularon imágenes de los asilos: tras rejas, con frazadas de aluminio, padres e hijos.


Sin embargo, la política de tolerancia cero de Trump, ha aplicado la regla indiscriminadamente: sin importar si el indocumentado cruza con menores o no, el mayor es procesado criminalmente y el menor es separado del adulto, re ubicado en asilos de detención para menores.


Sessions, Trump, Miller, Nielsen, y demás, podrán decir lo que sea para defender la política en términos morales, legislativos, y hasta bíblicos (háganme el favor). Pero no pueden ocultar lo evidente: la agenda racista del presidente republicano Trump y del ala de extrema derecha en el gobierno norteamericano está violando los derechos humanos de los indocumentados, y peor aún: de los niños. Una cosa es procesar a un mayor número de indocumentados debido a crisis migratorias o humanitarias en la frontera, pero es muy diferente separar a los niños de sus padres o familiares, procesarlos por separado, y no darles ninguna garantía de reunión. Eso son ligas mayores. Es uno de los niveles de insensibilidad más altos que personalmente he visto. Más que insensible, es cruel.


Y no, Trump no puede excusarse en que “está metiendo orden y legalidad”. La historia nos recuerda, y siempre nos recordará, que no siempre lo que es legal es bueno: el nazismo en Alemania, la Revolución Cultural en China, las innumerables dictaduras latinoamericanas del siglo XX, en fin, la lista no acaba. Claro que los ejemplos son extremos. Pero a veces es necesario recordar la tragedia, porque al recordarla, un freno existirá en nuestra conciencia: no podemos permitir que lo malo se vuelva peor. No podemos.


Es por eso que la respuesta de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, dejó mucho que desear. Por un lado, nos encontramos ante una de las crisis humanitarias más graves en la relación bilateral México-Estados Unidos. Por el otro, las negociaciones del TLCAN están en curso. Negociaciones rudas, duras, y de suspenso. Sin embargo, la actitud norteamericana en las negociaciones no debería de ser suficiente para mantener a México callado. Y no sólo por la minoría de indocumentados mexicanos, sino por todos los demás indocumentados latinoamericanos cuyos derechos están siendo violentados. Diría un profesor mío de historia, el Doctor Raúl Figueroa Esquer: “si de algo ha pecado el gobierno mexicano en la relación con Trump, ha sido de prudente. Porque hay una línea delgada que divide la prudencia de la pusilanimidad.”


La frase “Estados Unidos, la tierra de los libres y el hogar de los valientes” dista mucho de la cara norteamericana que hoy el mundo está viendo. Donald Trump ganó la elección, entre muchas razones, por haberse vendido como el candidato anti establishment. Y como tal, ha criticado mucho el manejo que se ha hecho de la situación en la frontera sur. Pero una cosa es criticar políticas y crear nuevas, o implementar diferentes, y otra muy diferente es hacerlo a costa de otros seres humanos. A Donald Trump no le importó atropellar los derechos de los niños e indocumentados, con tal de mantener a su plataforma de votantes contenta. Porque diga lo que diga, y justifique como quiera, desde cualquier ángulo, lo que hizo no tiene nombre. Firmó para detener la separación de familias cuando vio que gran parte del público no apoyaba su medida, pero no por convicción y menos propia. Donald Trump nos ha enseñado dos cosas: que los derechos son algo que no podemos dar por garantizado, incluso en el país del “líder del Mundo Libre”, y que es un presidente al que le importa su plataforma electoral, pero no las personas; desde los estudiantes que han sido víctimas de tiroteos por la falta de regulación de armas hasta los niños indocumentados de cinco años encerrados en jaulas.









Fuentes:

Rhodan, Maya. "Here Are the Facts About President Trump's Family Separation Policy", Time Magazine, publicado el 18 de junio de 2018, time.com/5314769/family-separation-policy-donald-trump/. (Consultado el 23 de junio de 2018).

The White House: Issues. "Immigration". The White House. www.whitehouse.gov/issues/immigration/. (Consultado el 23 de junio de 2018).


148 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo