El Blog del ombligo.

Opinión, convicción, letras libres.

Este es un espacio de todes para todes.

Seamos responsables y respetuoses.

Bienvenides les lunátiques.

Guerrero hasta los dientes

Guerrero” y “Hasta los dientes” son dos documentales de la producción “Ambulante”. El primero, del año 2016 y cuyo director es Ludovic Bonleux. El segundo, del año 2018 y cuyo director es Enrique Arnaut.


Los documentales se focalizan en diferentes estados de México, el primero en Guerrero y el segundo en Nuevo León, sin embargo, ambos se relacionan con el crimen organizado y narcotráfico. Problemas que, en México, con el pasar de los años y las decisiones tanto del expresidente Felipe Calderón como del presidente Enrique Peña Nieto, se han acrecentado.


Escribo este artículo desde el privilegio que es vivir en una ciudad segura y por desgracia, desde un país en el que los medios de comunicación -que tienen las plataformas masivas-, se han autocensurado y las han manipulado a cambio de una generosa retribución. Y no menciono el privilegio como una característica del todo positiva, porque si bien, es una dicha vivir en una ciudad que goza de un cómodo estado de seguridad, también es una ciudad que ignora la realidad del resto del país, sobre todo en la zona centro y norte. Esto nos convierte en ciudadanos que ignoran la otredad.


Con respecto de “Hasta los dientes”, es un documental que me dejó un impotente vacío. Tengo que admitir que las consecuencias de la militarización del país no eran una cuestión ajena a mi conocimiento, sin embargo, no minimizó el impacto que generó en mí por la forma en la que es expuesto en el filme. Tanto el expresidente Felipe Calderón como el presidente Enrique Peña Nieto se han entercado en una inoperante, ineficiente e injustificada “guerra contra el narcotráfico”, siendo ambos conscientes de las graves violaciones a los derechos humanos en los civiles, mejor que nosotros, y por si fuera poco, EPN promulga la “ Ley de Seguridad Interior”, una cuyos conceptos resultan ambiguos, tendientes a la discrecionalidad, arbitrariedad del ejecutivo para su aplicación, sin ajustarse a los estándares internacionales, ignora el corpus iuris vigente en el derecho y jurisprudencia nacional e internacional en la materia al únicamente considerar al 29 constitucional, alienta el uso excesivo de la fuerza y por si fuera poco, inconstitucional. Remito mi dicho a los 14 rubros que la ONU señala como motivos para abrogar una ley mal hecha:


1. Ambigüedad de conceptos.

2. Violación al principio de necesidad.

3. Papel indebido de las fuerzas armadas.

4. Sometimiento de la autoridad civil al mando militar.

5. Ausencia de controles.

6. Ausencia de fortalecimiento de políticas de las instituciones.

7. Indebida regulación del uso de la fuerza.

8. Indebida protección y garantía de los derechos humanos.

9. Afectaciones a la protesta nacional.

10. Ausencia de transparencia.

11. Lesión a la autonomía.

12. Inconstiucionalidad e inconvencionalidad.

13. Ámbito de excepción del derecho administrativo.

14. Ausencia de explicitud de los principios rectores.


Durante el filme no podía dejar de pensar en el hecho de que todo lo que estaba viendo, sucedió antes de la promulgación de esa Ley y que aun así, se decidió por su promulgación. Los militares han sido utilizados de forma facciosa y discrecional, sin embargo, no es del todo su culpa. No tienen la preparación para operar en un territorio civil. Claramente se observa en el documental la persecución de los miliares a los sicarios, que, en vez de acordonar el área y aislar a los civiles, los militares balacean y lanzan granadas con los autos pasando a su al rededor y la gente circulando en el perímetro, es ahí en donde se encontraban Javier y Jorge, víctimas de una ejecución extrajudicial. Los militares confundieron a alumnos del Tecnológico de Monterrey que salían tarde de la universidad, con sicarios, y en vez de admitir el error, decidieron manipular la escena, mover los cuerpos y armarlos para hacerlos pasar como sicarios armados hasta los dientes.


La impotencia de ver la situación que se vive en Nuevo León es indescriptible, la normalización de la violencia y las consecuencias desmesuradas de un gobierno que toma decisiones burocráticas ignorando el impacto social. Una clase política que está muy lejana al pueblo, que no es empática y que incluso revictimiza a los mexicanos.


Retomo las palabras de Denise Dresser diciendo que debería ser vista por los ministros de la Suprema Corte, es vital que esto suceda pues, como dijo la ex ministra y próxima secretaria de gobernación, la Ley no la abrogará el gobierno de Andrés Manuel a pesar de la insistencia del colectivo Seguridad Sin Guerra, pues esperarán a la resolución de la Corte.


Ahora, con respecto al documental “Guerrero”, lo primero que se me viene a la mente es la inexistencia de un Estado de Derecho, debido a la ineficacia policial, al control del crimen organizado, las desapariciones forzadas, las fosas clandestinas y la calcinación de los cuerpos. Todo eso ha llevado a la población a conformar una policía comunitaria del Frente Unido para la Seguridad y el desarrollo del Estado de Guerrero (FUSDEG) que principalmente se enfrenta a grupos delincuenciales en Chilpancingo. El documental se centra en tres personajes, Coni López Silva una policía comunitaria del FUSDEG, Mario Vergara, brigadista de personas desaparecidas y Juan López, maestro rural.


Guerrero” me hizo sentir en un estado de confort, esos compatriotas viven una realidad totalmente opuesta a la mía y a la de los meridanos. Se han vuelto una comunidad que día con día busca la supervivencia, que se siente abandonada y que ha decidido apartarse en cierta forma del resto de México por verse en la necesidad de organizarse en una asamblea -que ellos sienten representativa- para tomar decisiones por y para su comunidad, además de defenderla de los que deberían protegerla, al igual que de los grupos delincuenciales.


Ver el documental me llevó a un trance de empatía que me erizaba cada parte del cuerpo. Niños observando cadáveres -o lo que queda de ellos-, una población luchando contra los federales para proteger su territorio y morir en el intento. Mujeres cargando a sus niños en medio de una pedrada entre los oficiales y la comunidad, al igual que personas en búsqueda de más fosas o viendo que la PGR no realizaba el trabajo y dejaba huesos humanos que debían ser levantados para su análisis.


Ambas películas reflejan a mexicanos víctimas del sistema, del mal gobierno, del abandono y del sesgo. Son entidades que atraviesan una guerra diaria por sobrevivir. Los meridanos nos encontramos ante un claro privilegio, una zona de confort ajena a la realidad de una gran parte del país. México está en crisis, estamos ante una ola de violencia alarmante que, en lugar de despertar tanto a la población como al gobierno, se ha normalizado, se ha vuelto parte de la conversación y no de la solución. La justicia en México es una utopía, me atrevo a decirlo, como estudiante de derecho el análisis de los documentales me llevó a una catarsis y resignificación de conceptos sobre una realidad político-social desgarradora. Mientras yo estoy en una cafetería escribiendo este artículo, mujeres están siendo víctimas de violencia de género, están siendo violadas, están matando miembros de la comunidad trans, personas están siendo desaparecidas, otras enterradas o calcinadas, niños están viendo una pila de huesos humanos y deliberando la parte del cuerpo a la que pertenecen, ciudadanos armándose para defender a su pueblo y estudiantes inocentes siendo víctimas de la militarización del país. Esa es la realidad de nuestro México, eso y mucho más de lo que aún somos ajenos. No podemos seguir en la indiferencia, porque nos hace cómplices. Hay que decirle sí a la seguridad sin guerra, hay que decir no a la Ley de Seguridad Interior, hay que decir sí una fiscalía que sirva, sí a un fiscal autónomo e independiente. Hay que exigir, desde la trinchera de cada uno, cooperar a la causa que nos sea posible, sumándonos y adaptando a la otredad, para así, dar el primer paso al utópico de justicia.



Glosario:

1. Otredad: La otredad es un sentimiento de extrañeza que asalta al hombre tarde o temprano, porque tarde o temprano toma, necesariamente, conciencia de su individualidad. En algún momento cae en la cuenta de que vive separado de los demás; de que existe aquél que no es él; de que están los otros y de que hay algo más allá de lo que él percibe o imagina. (Octavio Paz).

2. Corpus iuris: cuerpo de la ley.



Para más información sobre La ley de Seguridad Interior:

- Animal Político, 6 de diciembre del 201, Las 14 razones de la ONU para rechazar la Ley de Seguridad Interior, disponible en: https://www.animalpolitico.com/2017/12/onu-rechazar-ley-seguridad-interior/

- Animal Político, 14 de agosto del 2018, El gobierno de AMLO no vetará la Ley de Seguridad Interior; esperará resolución de la Corte: Sánchez Cordero, disponible en: https://www.animalpolitico.com/2018/08/gobierno-de-amlo-no-vetara-la-ley-de-seguridad-interior/

- Ley de Seguridad Interior:

http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/LSInt_211217.pdf

- Para más información y para participación en la presión a los ministros de la Suprema Corte: https://www.seguridadsinguerra.org/#block-9153t

63 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo