El Blog del ombligo.

Opinión, convicción, letras libres.

Este es un espacio de todes para todes.

Seamos responsables y respetuoses.

Bienvenides les lunátiques.

La primera y única aristocracia americana: Una reseña de “The Founding Brothers” por Joseph J. Ell

Ciudad de México,

Marzo 2020




De acuerdo con la información que la obra presenta al inicio de la misma: Ellis ha escrito bastante en temas de historia de Estados Unidos. En 1997 ganó el “National Book Award” por su obra “The Character of Thomas Jefferson”.


Al libro se le configura en un prefacio, que a su vez da entrada a seis capítulos que funcionan como una antología de carácter histórico con relatos sobre la vida de los padres fundadores de los Estados Unidos.


Founding Brothers funciona como una mirada fresca a un universo que mucho debe haberse parecido al entorno revolucionario que vivieron los padres fundadores de los Estados Unidos. El autor, con una narrativa suave, tremendamente ilustrativa y accesible, consigue volver cada pequeña historia una parte del rompecabezas que construye el mundo donde se sembró el Milagro de Philadelphia. Existe, previa a éstas, un prefacio titulado “The Generation”, que actúa como justificación silenciosa al carácter tan peculiar que el libro se vale para configurarse como un libro de historia. Aunque Ellis concede terreno a la noción tan particular que los "hermanos fundadores" representan en el imaginario del americanismo, también admite que toda discusión sobre sus hazañas, también es una conversación tácita del Imperialismo Americano en sus orígenes más verdes.


Para el autor, la situación de los Estados Unidos al comienzo de su historia se define a partir de una paradoja compleja respecto a las expectativas del proyecto americano. Por un lado, el aislamiento geográfico y recursos naturales brindaban al nuevo Estado el potencial necesario para volverse una fuerza dominante en el mundo. Pero también existían desafíos muy grandes, como el tema de la herencia ideológica inglesa tan confrontada que despedía una honda desconfianza en cualquier fuerza política centralizadora que existiera[1]. Este dualismo generaba proyecciones de extrema esperanza para el largo plazo, pero en el corto plazo se ponía en tela de juicio la capacidad de las recientes instituciones republicanas para gobernar. Los datos históricos que se presentan en este prefacio le dan vida a los personajes de los capítulos siguientes, pues logran adecuar al lector en espacio y tiempo, sirviendo también de paisaje al camino que se recorre en los siguientes capítulos.


El primer capítulo narra el famoso duelo entre Hamilton y Burr del 11 de Julio de 1804. Después de jugar un poco con la historia, e intrigar los ojos del lector en la búsqueda de héroes y villanos, el relato deja ver el carácter complejo de las personalidades de los padres fundadores. A diferencia de contar una historia como otros autores tal vez lo harían, Ellis inserta estas series de características cautelosamente ordenadas a los personajes para descaricaturizarlos, renderizarlos al plano real, y presentarlos más como personas y menos como personajes. Además de hacer hincapié en la importancia de la discusión que generó hacia la institución misma del duelo, el autor da serenidad al lector exponiendo el carácter tan brusco e inspirador de aquellos hombres.


El segundo capítulo es sobre el “Compromiso de 1790”, aquel que suscitó en la cena que organizó Jefferson para ceder lugar a un forzado diálogo entre Hamilton y Madison que de hecho logró sentar un suelo común entre ambos, después de años de ser rivales –e incluso enemigos– políticos. El tercer capítulo trata el silencio de los padres fundadores ante el tema de la esclavitud, el heróico carácter de Benjamin Franklin como abuelo de la revolución de independencia al ser el único que se atrevió a atacarla ante los congresistas, la división cultural-política del norte y el sur respecto a ésta, y los primeros eslabones de lo que construiría el conflicto de la próxima guerra civil americana. El capítulo subsecuente habla sobre la situación de tensión absoluta que suscitaba el retiro de George Washington, avivando el estrés colectivo por el tema de la sucesión presidencial y poniendo en duda la validez de los valores e instituciones derivadas del republicanismo americano.


Los últimos dos capítulos dejan algo en claro, el lazo de amistad y compañerismo que tuvo, en palabras del autor, esta “pandilla de hermanos”. Las relaciones eran más que estrechas. Por años, Adams y Jefferson presumían de cara a cara odiarse el uno al otro, aunque Adams, escribiéndole a Cole en sus últimos años, le presumiera todavía sentir amor por él. Las cartas entre Adams y Rush reflejaban la intimidad que existía entre ellos, pareciendo habitar su propio “País de las Maravillas”, también en palabras del autor. Hasta la misma esposa de Adams, Abigail, mantenía contacto directo con Jefferson, e incluso mantenían discusiones personales entre ellos. Ellis explica que en realidad, al momento del espíritu de 1776 todos eran amigos, aunque fue durante el primer gabinete de Washington –formado por ellos mismos– que sus diferencias se volvieron significantes. Pero todos se conocían, habían trabajado juntos o sido contendientes, e incluso serían la única y natural aristocracia de los Estados Unidos.


En Founding Brothers Joseph J. Ellis atina en mostrar muchísimas cosas, y aunque se vale de el prefacio para anunciarlas, el relato que describe a los personajes del libro inmersos en este universo que formaría a los Estados Unidos logra penetrar en la mente del lector para resucitar el mundo que vio nacer América, y entender así una generosa cantidad del carácter que tiene hoy en día. A diferencia de otras revoluciones, lo que distingue a la americana de otras es que un lado no triunfó sobre el otro, sino que se crearon mecanismos que institucionalizaran el conflicto. Monta un escenario que describe el desafío de un país que nació sin un historia que les dotara identidad, por lo que que tuvo que crearla. Que aceptó el desafío de revivir el sueño republicano en una sociedad con una fobia terrible a cualquier expresión de poder central. Que sembró el futuro en tierras usurpadas, con las manos de sus maltratados esclavos, mientras en sus casas mantenían tertulias entorno al nuevo imperio de libertad. Una nación que se construyó sobre el conflicto y se fundó en la contradicción: en el caos de un sueño democrático. Todo esto mientras los artífices del destino americano vivían su día a día como cualquier otra persona: con amigos y enemigos, en días malos y en días buenos, en cenas, duelos, discusiones, cartas, despedidas y silencios.


Si algo queda seguro en este libro, es que el capital cultural político de los Estados Unidos tiene bastante que ver con la diversidad de hombres que la fundaron, que fueron amigos y fueron hermanos. Los padres fundadores acertaron en los temas donde tuvieron que acertar: en el plano de los intereses políticos, idealistas e ilustrados, de lo que habría sido el siglo XIX. Pudieron dialogar cuando tuvieron que hacerlo, y al momento de la lucha no bajaron nunca las armas. Fueron hombres de carácter, y profundamente conciliadores. Al margen de significar magníficos personajes, fueron personas reales: dedicadas a sus metas y con el ejercicio diario de su humanidad.


Founding Brothers es una obra de impecable valor histórico, porque logra renovar un viejo mito en una historia moderna. Éste ultimo adjetivo lo expreso en el sentido de racionalizarla, ya que hace un magnífico trabajo en traer a los padres fundadores a un óptico de interés válido: respetando a la historia, construyendo una ficción discrecional afable, y en una narrativa muy entretenida. Esta obra no debe faltar en el estudio de la revolución americana, que sirve como acercamiento al entorno tan complejo de esta época, y despierta interés sincero en la historia de un país que no es para nada extraño al mundo.


Bibliografía

En el texto hicimos una reseña de “Founding Brothers: The Revolutionary Generation”, obra de Joseph J. Ellis publicada originalmente en el año 2000 por Alfred A. Knopf, Random House, Inc:

Ellis, Joseph J. 2003. Founding Brothers: The Revolutionary Generation. Knopf Doubleday Publishing Group.

[1] A ésta el autor se refiere como: “la convicción cardinal del republicanismo de la era revolucionaria”.

34 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo