El Blog del ombligo.

Opinión, convicción, letras libres.

Este es un espacio de todes para todes.

Seamos responsables y respetuoses.

Bienvenides les lunátiques.

Lo positivo, negativo y esperanzador de la jornada electoral

-Lunes 2 de julio del 2018


El pasado domingo 1 de julio del 2018 pasará a la historia como el día en que los mexicanos fueron los protagonistas y testigos de un primer gran paso hacia la verdadera historia democrática del país. Podremos estar de acuerdo o discrepar con el presidente electo, sin embargo, creo que como ciudadanos mexicanos sería un equívoco desear el fracaso. Claro que hay una gran cantidad de argumentos para no estar de acuerdo con Andrés Manuel, pero eso no impide lo positivo que sería estar equivocados, y que México pueda vivir el futuro que merece.


No tiene ningún sentido temerle a Andrés Manuel. Lo que deben hacer los simpatizantes y detractores es exigirle, discernir cuando se tenga que discernir, y reconocer cuando se deba reconocer un buen trabajo.


Tendrá la mayoría en el Congreso, eso está claro. Tiene puntos a favor y en contra. Un congreso con la fuerza política a favor del presidente puede ayudar a facilitar la aprobación de un acalorado presupuesto de egresos que muchas veces es el causante del reparto de moches, acuerdos torcidos y actos de corrupción. Lo malo es la capacidad de aprobar reformas para hacer y deshacer instituciones, impulsar reformas de cualquier tipo y cumplir a su total voluntad cualquier inconveniente o capricho que pudiera presentarse a lo largo del sexenio pero, la pregunta es ¿se mantendrán las coaliciones durante el sexenio?


Lo positivo:

México tuvo una aplaudible participación electoral, que según el consejero presidente del INE, esta entre un 60 y 70 por ciento. Se registra una verdadera mayoría democrática y sobre todo, dentro de los parámetros violentos de nuestro país, todo parece haberse desenvuelto en una relativa paz y tranquilidad.

Por cuestiones de una muy reñida competencia en Yucatán, desgraciadamente no puedo aseverar que el PRI perdió las nueve gubernaturas en disputa, aunque es lo más probable ya que el PREP del IEPAC le otorga la victoria al candidato panista Mauricio Vila, al igual que la mayoría de los medios periodísticos del país. El hecho de que el PRI muy posiblemente pierda todas las entidades en disputa, es de celebrarse. Los mexicanos le ponen un alto a la corrupción e impunidad del partido que por muchos años actuó como un rapaz tumor maligno.

No se pueden enunciar aspectos positivos de todo este proceso electoral sin mencionar el magnífico trabajo periodístico de Animal Político y su estupenda iniciativa VerificadoMx, ya que le dieron a estas elecciones grandes parámetros de credibilidad. En un mundo tan controlado por las redes sociales, Verificado le puso un alto a la información apócrifa y se echó a los hombros un trabajo de investigación y periodismo que amerita ponernos de pie y aplaudirle. Me atrevo a hablar por todos los mexicanos dándoles las gracias.


Lo negativo:

Vivimos una de las campañas más sucias y agresivas que había atestiguado nuestro país. Es importante señalar el uso descarado y fraudulento de las instituciones públicas como la PGR en contra de un candidato, cuya investigación se desenvolvió con anormalidad. También el ataque malicioso con el fin de dañar moralmente a los candidatos, y sobretodo el exceso de dinero gastado por los mismos. También el daño y ruptura social que vivió el país por la pasión fulgurante que este proceso ocasionó. Peleas, discusiones, arrebatos, insultos, descalificaciones, todo con el único propósito de defender a un servidor público, no a un artista, no a un familiar, un simple empleado de los mexicanos.

Por último me gustaría señalar un aspecto que considero una infravaloración de la ciudadanía. Estoy de acuerdo en que existan pasiones, en que los ideales se mantengan en armonía con los de un partido político. Sin embargo me parece una pérdida y minusvalía del empoderamiento ciudadano salir a las calles con el fin de aplaudir, vanagloriar y rendirse a una persona que busca un trabajo, un servidor público, un político. No estamos para rasgarnos las prendas por un empleado, lo que nos corresponde es exigir, demandar, señalar y apoyar cuando la situación lo amerite. Hay que dejar de ser entes pasivos y sumisos a la clase política, hay que darnos cuenta del poder que representamos, hay que luchar por lo que es nuestro y no cederlo por glorificar o enaltecer a un trabajador del estado.


Lo esperanzador:

Como mencioné con anterioridad, ser partícipes y testigos de una funcional democracia es un logro. Los mexicanos han sido víctimas de fraudes y de atentados a la voluntad nacional, pero por primera vez no fue así.

Podremos mantener un gran número de reservas sobre el presidente electo, se pueden tener muchas discrepancias con respecto a su plan económico y subsidiario, consultas populares y personajes de mala reputación como Marcelo Ebrard y Alfonso Romo. Pese a lo anterior, se puede considerar esperanzador su discurso de empoderamiento al campesino y al pobre. Creo que AMLO llegará a darle un sobresalto a las minorías y sabrá estar relacionado por un reconocido e importante grupo de intelectuales y activistas como la ex ministra Olga Sánchez Cordero y Tatiana Clouthier. Espero que Andrés Manuel tenga la sapiencia para unir a la gente, para canalizar las críticas cuando se presenten y darle su lugar y respeto al periodismo que México necesita.

189 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo