El Blog del ombligo.

Opinión, convicción, letras libres.

Este es un espacio de todes para todes.

Seamos responsables y respetuoses.

Bienvenides les lunátiques.

No se olvida



El mero recuerdo del 68 es el alfiler que rompe la burbuja que no deja ver el fratricidio cotidiano. La memoria no deviene solo de la experiencia, también está ahí en la historia. La memoria colectiva, el recuerdo del pueblo, es un susurro en el tiempo.


Al país del que nació el 68 lo recordarán sus contemporáneos por la desigualdad generalizada, el régimen antidemocrático de una élite política, las promesas incumplidas de un progreso discriminante, la peligrosa crisis de la estabilidad global, el helado culto al individualismo, y la injusta focalización de las zonas del desarrollo. Los que no sepan recordarlo pueden mirar por la ventana casi al mismo país convulsionando. El susurro se convierte rápido en el coro popular.

La verdadera democracia en México empezó en las calles hace casi cincuenta octubres. Suficiente tiempo para volver cotidiano huirle a la resistencia. Me hablaba una amiga de una frase que notó de las marchas de los últimos días, y me puso a pensar. “¿Cómo va a hablar mi espíritu si están matando a mi raza?”


Por eso hoy les recuerdo a Nacha Rodríguez. Héroe nacional.

El mandato social en los sesentas no daba espacio a la mujer para ser estudiante universitaria. Las había, pocas. Ignacia Rodríguez era una de estas rarísimas excepciones, y estaba presente en la primera irrupción del Estado en la Universidad. Fue privada de su libertad tres días en Lecumberri. Salió, siguió activa en el movimiento. La encerraron de nuevo, la soltaron. Se fue, volvió, fue secuestrada por la policía secreta. Fue encerrada dos años. Sufrió tortura por ser una “incitadora de la rebelión”cuando era una estudiante defendiendo a su país. Hoy Nacha ve al mismo país impune y silenciado.


El papel de la mujer en los procesos históricos es comúnmente invisibilizado. La información de la participación femenina en la historia nacional e internacional es comúnmente ignorada. Las mujeres también luchan, diario.


Llevamos les feministas tiempo señalando que la forma en la que entendemos la historia, concebimos la realidad, y planeamos un futuro no pueden alejarse de la perspectiva de género. Mujeres mueren en este país, pero lo peor es que parece que no importa y se olvida.


No querer recordar es ir al funeral de este país vestidos de blanco. Dice Nacha Rodríguez: “Y siempre digo que nosotros no valemos nada frente alas verdaderas heroínas del movimiento estudiantil: esas mujeres anónimas, esas mujeres cuyos nombres no salen, que no son reconocidas […] Si hubo algún cambio, si hemos avanzado en las libertades democráticas, se debe a ellas.”

13 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo