El Blog del ombligo.

Opinión, convicción, letras libres.

Este es un espacio de todes para todes.

Seamos responsables y respetuoses.

Bienvenides les lunátiques.

Pretérito


I

Sentí el aire en cada poro

drenando cráteres de emoción vacía.


Frívolo impulso en la garganta, me llevaba hacia delante.


Pero la cabeza frenó,

fue tormenta y tempestad silenciosa.


II

Veo dos lunas azarosas,

en el libro azul y tierno.


Veo su cabeza vibrando en el vacío,

escucho sus palabras de voluntad robada,

y siento a la llana tempestad anunciando el diluvio.


Vivo su potencia incapaz de ser libre,

sueño la ilusión tardía del aliento jadeante,

imagino aquel sueño de corteza firme.


Eres la esperanza borrosa

de lo que se llevará el sereno.


III

Destinada soledad.

Fruto de caracteres brutos,

sigilo de tinieblas abruptas,

impulso de desarraigo fúrico.


¡Sal, y roba vida de alguien más!


Eres más terrible que lo amargo,

succión de alma criminal,

vestigio de oscuridad en plena luz,

tú eres el contenido y vacío de mi cuerpo.


IV

Dentro de tus ojos de pista

Donde la luz vive, penetra y baila.


En tu cabello terso,

donde el viento pasa en mareas descuidadas.


En la cumbre de tu frente,

o el manto de tus pupilas.


En la elasticidad de tus labios,

o tus vacías lágrimas de agonía.


Es en tus poros que expulsan alegría.

Donde las dunas doradas han opacado a la lejanía.


Déjame perderme en tu rostro,

Deja retratarte en mi memoria.

Deja que te quiera en mi recuerdo borroso,

deja que te ame, déjame que grite de euforia.


V

Historia en juguete,

Recuerdos,

Mente coqueta,

mentira.


¡Divina fantasía!


Ojos desmayados


Podría decirle a mi madre

que conozco tus ojos.


Jurar frente a Dios,

hacia dónde apuntarán.


Del color de lo divino,

siempre roñosos.


Volarán en una nube,

mientras vibra el suelo abajo.


Verán cómo todo sube y sube,

mientras sigues pensando en otro atajo.


Pintarán un océano del que preferirías ahogarte,

y sentarán lugar donde tu corazón desespera anunciar.


Te delatarán siempre tus ojos,

que quieren huir a los míos.



61 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo